Descubrimiento y Conquista de México

Tras algunos intentos exploratorios llevados a cabo en 1517 y 1518 por varias expediciones, por ejemplo la de Juan de Grijalva, que bordeó la península de Yucatán, partió de Cuba en 1519 hacia México un capitán extremeño llamado Hernán Cortés. Hijo de hidalgos, nacido en Medellín en 1485, Cortés había ejercido como escribano en La Española y en Santiago de Cuba debido a sus amplios conocimientos sobre asuntos judiciales. Así, tras algunos años como funcionario, el gobernador de Cuba, Diego Velázquez, le encargó colocarse al frente de una expedición para poner las tierras mexicanas bajo el dominio español. 

ARTICULOS RELACIONADOS

[orbital_cluster tags=”135″ order=”DESC” orderby=”rand” postperpage=”3″]

Cortés ultimó los preparativos y con un ejército de cerca de seiscientos hombres, algunos caballos y cañones, embarcados en un total de once naves, puso rumbo hacia las costas de México. Ya en tierra firme, y tras vencer a los indios en batalla, fundó la ciudad de Villa Rica de la Vera Cruz (Veracruz) el 21 de abril de 1519. Firmada la paz con los indios, recibió como regalo a una noble azteca, Malinche, a la que bautizó con el nombre de Marina y que se convirtió en su amante y fiel consejera.

En agosto de 1519, Cortés inició la expedición hacia Tenochtitlan, la capital azteca, venciendo en su camino la resistencia que le opusieron los indios de Tlaxcala, que después se convirtieron en aliados de los españoles. Tras abortar una emboscada que le tendió el caudillo azteca Moctezuma, Cortés llegó a la capital y lo apresó, convirtiéndose en gobernador de México. Diego Velázquez envió una numerosa expedición al mando de Pánfilo de Narváez con orden de aprensar a Cortés, pero éste lo venció y convenció a sus hombres para que se le uniesen a cambio de repartirse el botín.

Cuando Cortés regresó a la capital azteca, se encontró con una revuelta de los indígenas, al tiempo que se celebraban las honras fúnebres de Moctezuma. Después de librar una cruenta batalla, las tropas españolas se retiraron hacia Tlaxcala, en la llamada Noche triste (30-06-1520), tras sufrir un considerable número de bajas. Allí se reorganizaron y se les unieron refuerzos llegados de las islas de Jamaica y Cuba. Antes de finalizar el año de 1520, Cortés inició el asedio de la ciudad de Tenochtitlan, que recuperó en sangriento combate el 13 de agosto de 1521, tras la rendición de Cuauhtémoc, el sucesor de Moctezuma.

Hernán Cortés volvió a España, y aunque el emperador Carlos V le otorgó el título de marqués del Valle de Oaxca, el monarca nombró otro virrey en 1535 para gobernar en México.

Comenta este artículo